Kratom

Kratom es un árbol medicinal perteneciente a la familia de las rubiáceas, la misma familia de plantas que el café, y el uso de sus hojas tiene una larga historia por sus potentes propiedades estimulantes y narcóticas, debidas a la mitragina, su principal principio activo.

Crece en el Sudeste asiático, principalmente en Tailandia y Malasia. Su uso tradicional de esta planta se remonta muchos siglos atrás y tiene su origen en Tailandia.

¿Qué es el kratom? (Mitragyna speciosa Korth)

El kratom (Mitragyna speciosa Korth) es un árbol tropical que mide entre 4 a 16 metros de altura y es autóctono del sudeste asiático, Filipinas y Nueva Guinea.

Se usa tradicionalmente desde la antigüedad en el norte de Malasia y el sur de Tailandia, los trabajadores locales, pescadores, agricultores y recolectores de caucho entre otros, mastican o toman en té las hojas del árbol para mejorar su rendimiento bajo el sol abrasador y aliviar la fatiga, de igual modo que la hoja de coca en los Andes o el khat en la península arábiga.

El kratom también se ha utilizado durante siglos en ceremonias, como enteógeno, y como planta medicinal.

Los principales componentes psicoactivos de las hojas son los alcaloides mitraginina y 7-hidroximitraginina, ambas moléculas exclusivas de la Mitragyna speciosa, aunque existen otras análogas (Especioginina, paynantheína y especiociliatina).

Los efectos del kratom dependen de la dosis; dosis pequeñas producen efectos estimulantes, mientras que dosis mayores tienden a asociarse con efectos sedantes.

Propiedades medicinales del Kratom

El kratom es usado tradicionalmente para tratar problemas médicos como la diabetes, diarrea, fiebre y dolor, y en cataplasma para las heridas.

Tiene un uso médico potencial como alternativa para el dolor crónico y como terapia de abstinencia a opiáceos, cannabis, tabaco y al alcohol. En Estados Unidos se calcula que alrededor de 5 millones de usuarios han sustituido medicaciones contra el dolor por el uso de la planta.

Historia del Kratom en el sudeste asiático

Entre otras posibilidades, se especula que la etimología del género podría derivar de los “cultos mitraicos”, vistos como una fuente de trascendencia espiritual durante miles de años.

El kratom (Mitragyna speciosa) es un árbol de la familia de las rubiáceas, nativo de los bosques tropicales del sudeste asiático, Filipinas y Nueva Guinea, que puede alcanzar los 4-16 metros de altura.

Al Kratom también se le conoce como, como “ketum” o “biak” (Malasia), “krathom” (Tailandia), y “thom” en el sur de Tailandia.

Tradicionalmente, las hojas frescas o secas de kratom se mastican o se preparan en té o se ahuman. El kratom es amargo por lo que normalmente se le añade azúcar o bebidas dulces.

Dosificación

El kratom puede ingerirse en forma de hojas secas trituradas tomando polvo, bebiéndolo en forma de té o fumando las hojas o el extracto.

En dosis bajas a moderadas (1–5 g) tiene un efecto estimulante leve; en dosis moderadas-altas (5-15 g), tiene propiedades analgésiacas y sedantes de tipo opioide.

En cuanto a las dosis, suelen utilizarse de una a tres hojas mascadas para sentir los efectos, aunque personas habituadas a su uso pueden mascar varias veces en un mismo día. Una hoja seca de kratom suele pesar alrededor de 1,7 g, es decir, que las dosis habituales están entre los 1 y 5 g, aunque dependen de la potencia de cada planta en particular.

Dosis de hojas secas:

Dosis baja: 1 – 2 gramos

Dosis media: 2 – 4 gramos

Dosis alta: Mas de 5 gramos

Se recomienda seguir las pautas que marca la Asociación Americana del Kratom, que recomienda fijar una dosis máxima de 7 gramos por día para evitar posibles efectos adversos; Ingerir una dosis superior requiere de un fitoterapeuta o médico adecuado para hacer un seguimiento adecuado y mitigar el efecto rebote.

Según reporta la Asociación Americana del Kratom, en un uso correcto, Mitragyna speciosa no es más adictiva que la cafeína. ​

Más de 15 gramos a en una dosis podría resultar tóxico. Ha habido informes de casos de muertes de personas que han combinado kratom con otros fármacos o sustancias, pero la planta en sí no ha sido identificada como causante de la muerte en ninguno de estos casos.

Efectos del Kratom

Los principios activos del Kratom presentan algunas particularidades que deben ser tenidas en cuenta, en particular interacciones con otras sustancias y su potencial de llegar a producir dependencia.

A dosis bajas los usuarios reportan una sensación de mayor alerta, mayor energía física, euforia y bienestar, mayor empatía, mayor facilidad para el trabajo físico y ocasionalmente excitación sexual.

A dosis elevadas, se reporta sedación, analgesia, menor sensibilidad al dolor físico o emocional, calma, sensaciones placenteras e incremento de la empatía.

En cuanto a los efectos adversos debidos al consumo de kratom, hay que distinguir aquellos que se producen a corto plazo, de aquellos que se deben al consumo continuado en el tiempo en un marco de dependencia, donde sus efectos adversos pueden agravarse.

Entre ellos se puede dar un incremento de la ansiedad, nerviosismo, náusea, streñimiento, dificultades para dormir, disfunción eréctil transitoria, picores, sudoración excesiva, tolerancia y necesidad de consumir con más frecuencia de la deseada (adicción).

INTERACCIONES

NO SE DEBE COMBINAR KRATOM CON ALGUNAS MEDICACIONES PARA EL RESFRIADO

Existen reportes de casos mortales debido a interacciones derivadas de la combinación de Kratom con otros compuestos, por lo que se debe tener sumo cuidado y no combinarlo con determinadas sustancias.

También se han reportado muertes debidas a la combinación de kratom con el producto llamado Krypton, que contenía kratom y otra sustancia llamada O-desmetiltramadol, la cual sigue estando disponible en otros productos que se encuentran en Internet.

Se han reportado casos mortales debidos a la combinación de kratom con:

-Propilhexedrina, un estimulante de tipo anfetamínico que se utiliza en descongestionantes nasales.

-Benzodiacepinas y medicaciones para el resfriado.

-Venlafaxina, difenhidramina, mirtazapina; y con zopiclona, citalopram y lamotrigina, se han asociado a muertes.

Es importante que las personas que utilizan el kratom informen a su médico en caso de que se les prescriban medicaciones para el dolor que puedan tener tolerancia cruzada con el kratom.

Farmacología

El alcaloide mayoritario de la M. speciosa es la mitraginina, con una vida media de 24h, aunque contiene más de 40 alcaloides similares.

La mitraginina y sus análogos en el kratom (incluida la especioginina, la paynantheína y la especiociliatina son alcaloides indol que poseen un monoterpeno.

Mitraginina

Sus efectos estudiados en los diferentes mecanismos de neurotransmisión son:

Agonista del receptor μ-opioide, al igual que la morfina, aunque sin depresión respiratoria asociada, y como analgésico trece veces inferior en potencia.

Su alta vida media, además de el hecho de ser una agonista parcial, la hace menos adictiva que opiáceos como la codeina, la cual posee una vida media de tres horas escasas, y al no presentar depresión respiratoria, es viable para el tratamiento de dolor crónico, ansiedad, depresión, insomnio y adicción a opiáceos.

Agonista adrenérgica del receptor alfa2a postsináptico​; Produce hipertensión pasajera en dosis bajas, pasando a ser hipotensiva. Es el mecanismo más relacionado con su acción antihipertensiva, además de promover la analgesia y mitigar la abstinencia de opiáceos y cannabinoides, así como eliminar los efectos psicológicos de la adicción a la nicotina y alcohol.

Antagonista del receptor 5-ht2a, uno de los mecanismos de acción de varios antidepresivos y antipsicóticos comerciales. El antagonismo del receptor 5-ht2a produce estimulación dopaminérgica en ciertas áreas, promoviendo un efecto antidepresivo y antiadictivo.​ También existe interés en este mecanismo de acción como posible instrumento contra el insomnio.​

Antagonista del receptor 5-ht7, mecanismo involucrado en diversas investigaciones, por ejemplo por su potencial para tratar el abuso de alcohol.

En resumen, mitraginina tiene propiedades analgésicas levemente eufóricas, no comparables a los opiáceos, elimina el clásico síndrome de abstinencia de estos; propiedades estimulantes, hipo e hipertensivo, antidepresivas adrenérgicas, antidepresivo mediante el receptor de serotonina 5-ht2a, estimulante y levemente antipsicótico a la vez, así como antiadictivo.

La concentración de mitraginina en las hojas de los árboles originarios de Tailandia es del 66% de su peso en seco, mientras que en los árboles de Malasia es del 12%, aunque puede variar considerablemente en función de la madurez de la planta y la variedad.

El árbol de Kratom (Mitragyna speciosa)

Son árboles que suelen crecer entre 3,5 hasta 9 metros de altura y 4,5 metros de ancho, aunque pueden alcanzar hasta 30 metros de altura.

El tallo es erecto y ramificado.  Las hojas son elípticas, con forma de corazón en la base, y más pequeñas en el extremo de las ramitas. Tienen un color verde oscuro y pueden crecer hasta más de 18 cm de largo y 10 cm de ancho, son ovadas-acuminadas en forma, y opuestas en su patrón de crecimiento.

Las flores son de color amarillo y redondas, y suelen crecer en racimos en el extremo de las ramas. El cáliz es corto y en forma de copa, con lóbulos redondos. El tubo de la corola tiene alrededor de 5 mm de largo, con tres lóbulos.

Puede ser perenne o caduca, dependiendo del clima y el medio ambiente en el que se cultiva.

Legalidad del Kratom

Actualmente, en España, su cultivo, venta y consumo son legales.

La posesión de hojas de kratom es ilegal en Tailandia desde 1943, aunque en 2013 se regularizó su uso medicinal.

El kratom también está controlado en algunos otros países de la región (Malasia y Myanmar) y en otros lugares como Australia y Bután.

La planta del kratom, y sus principios activos solo están controladas actualmente en algunos pocos países de la Unión Europea: Dinamarca, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Suecia. El kratom tampoco está controlado en Estados Unidos, aunque algunos Estados tienen regulaciones específicas.

El kratom es la sustancia “ilícita” más utilizada en Tailandia.

Regresar al Blog